Con la tecnología de Blogger.

Alicia a través del espejo

Alicia a través del espejo
Lewis Carroll → Ficha

Lewis Carroll decidió dar una segunda parte a su exitoso cuento Alicia en el país de las maravillas, escribiendo seis años más tarde Alicia a través del espejo, también conocido como A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, en el que muchas cosas de las que acontecen en el libro parecen, metafóricamente, reflejadas en un espejo. Con ello culmina un díptico espectacular que convierte a su autor en uno de los más grandes de la literatura universal.

Reseña Jane Eyre

Jane Eyre
Charlotte Brontë → Ficha
★★★★★

Opinión personal

Jane Eyre es sin duda una de las grandes novelas de todos los tiempos. Una de las obras maestras de la literatura victoriana que marcó un hito histórico, dejando un legado que en pleno siglo XXI sigue siendo un referente y una lectura obligada. Charlotte Brontë nos narra una novela clásica de amor, precursora del feminismo y la psicología moderna, sobre una huérfana que enfrenta su destino manifiesto gracias a su inteligencia e integridad inquebrantables. Controvertida para su época y revolucionaria en el momento de su publicación, Jane Eyre es, al mismo tiempo, una crítica punzante a una sociedad rancia y arcaica, y un himno aguerrido a la valentía y el romance. Y no solo queda simplificado a eso, esta historia cuenta además con una trama de gran intriga y misterio en la Inglaterra del siglo XIX, dejando como resultado una de las novelas más populares y exitosas de todos los tiempos.

«Usted no ha sentido nunca celos, ¿verdad, señorita Eyre? Claro que no: no es menester que se lo pregunte, porque usted no ha sentido nunca el amor. Todavía le falta vivir ambos sentimientos: su alma está dormida; le falta por recibir el sobresalto que la despertará. Cree usted que toda la vida transcurre en un fluir tan tranquilo como aquel en que se ha deslizado hasta ahora su juventud. Dejándose llevar por la corriente, con los ojos cerrados y las orejas tapadas, no ve usted las rocas que se levantan a corta distancia en el lecho del río, ni oye los rápidos que borbotean alrededor de ellas. Pero yo le digo (y tome nota de mis palabras) que un día llegará a un desfiladero rocoso en el que todo el río de la vida se agitará en torbellinos y tumulto, espuma y ruido: o quedará usted aplastada en las aristas de las peñas, o una ola mayor la levantará y la llevará a una corriente más tranquila... como lo estoy yo ahora.»

Nuestra protagonista es dueña de un singular temperamento desde su complicada infancia, estando primero a cargo de una tía poco cariñosa que trata de privarle de cualquier afecto o comodidad, y después en la escuela Lowood, donde Jane Eyre logra el puesto de institutriz en Thornfield Hall. Aquí será cuando dé comienzo su andadura como educadora  para enseñar a la hija de su atrabiliario y peculiar dueño, el señor Rochester. Poco a poco, el amor irá tejiendo su red entre ellos, pero la casa y la vida de Rochester guardan un estremecedor y terrible secreto que pondrá a prueba a Jane y su amor hacia Roschester.

Jane nos cuenta su historia en primera persona con un tono directo y contundente, con una voz que se empapa por los ideales de la primera ola feminista que reclamaba el reconocimiento de la igualdad de intelecto entre hombres y mujeres, y el derecho a acceder a la educación de estas últimas. Esto incluye también parte del crecimiento personal de su protagonista femenina, describiendo desde la infancia hasta su juventud, y haciéndonos partícipes de la maduración que experimenta, su aprendizaje, la superación personal y cómo afronta los problemas hasta su madurez. Esto también fue algo inusual en la época, ya que los libros describían la evolución del personaje masculino, pero nunca del femenino.

«ーUsted tiene frío, está enferma y es tonta.
ーDemuéstremelo ーrepliqué.
ーLo haré, con pocas palabras. Tiene frío porque está sola: no hay ningún contacto que le quite el fuego que tiene dentro. Está enferma, porque el mejor de los sentimientos, el más elevado y dulce que se ha otorgado al hombre, está lejos de usted. Es tonta porque, por mucho que sufra, no quiere llamarlo a usted, ni está dispuesta a dar un paso para salir a su encuentro allí donde le está esperando. »


Jane Eyre es una lectura con muchos puntos de interés que te permite tener una visión de aquella época, el paisaje de la zona, el papel de la mujer en la sociedad y de la vida en general en aquel período. Se pone de manifiesto un claro reproche hacia ciertas actitudes que se producían en aquel momento, como las alianzas pactadas o la rigidez de la iglesia y de sus clérigos. También existe un conflicto constante que surge entre el deber y los sentimientos. Por ello lo maravilloso de este libro es que no solamente se trata de una simple historia de amor, sino que cada palabra, cada frase, cada capítulo te lleva a descubrir una parte de la vida de Jane Eyre y a conocer las circunstancias que le llevarían a tomar ciertas decisiones.

La rebeldía de la protagonista contra algunos ideales propios de la era victoriana se complementa con el protagonismo de valores universales que la convierten en un clásico imperecedero: la perseverancia, la supervivencia de la bondad ante la adversidad, la integridad y el anhelo de libertad, empapan la novela y trascienden más allá de sus páginas. Sin duda, lo mejor que me llevo tras la lectura de esta gran obra, es su carácter subversivo, la interacción entre Jane y el señor Rochester y el misterio en torno a Thornfield Hall. 

No puedo despedir este post sin hacer alusión a la magnífica labor que están haciendo desde la editorial Alma clásicos ilustrados. La recopilación que alberga ya su catálogo sobre los grandes clásicos universales, es digna de admiración, una delicia para cualquier lector que aprecie estas obras de culto en ediciones de coleccionista cuidadas hasta el más mínimo detalle.  

Mister

Mister
E. L. James → Ficha → Publicación 7 de mayo
Londres, 2019. Maxim Trevelyan siempre ha disfrutado de una vida fácil. Gracias a su innegable atractivo, su entorno aristocrático y su riqueza, jamás ha tenido que trabajar y pocas veces duerme solo. De pronto todo cambia cuando la tragedia estalla y Maxim hereda el título nobiliario, la fortuna y las propiedades familiares, pero también muchas responsabilidades que deberá afrontar y para las que no se siente del todo preparado. Sin embargo, su mayor desafío es luchar contra el inesperado deseo que le despierta una enigmática joven que acaba de llegar a Inglaterra, sin más equipaje que un peligroso y turbulento pasado. Desconfiada, bella y con un don para la música, Alessia se convierte en un atrayente misterio y el anhelo de Maxim se transforma en una pasión que jamás antes había sentido, y a la que no se atreve a poner nombre. Pero, ¿quién es Alessia Demachi? ¿Puede Maxim protegerla de las amenazas que la acechan? ¿Y qué ocurrirá cuando ella descubra que él también ha estado ocultándole sus propios secretos? Desde el corazón de Londres y el agreste paisaje rural de Cornualles hasta la sombría e imponente belleza de los Balcanes, Mister nos arrastra en una vorágine de emociones, peligros y deseos que dejarán al lector sin aliento hasta la última página. 
ADELANTO
   Quién narices es esta criatura asustadiza plantada en el pasillo de mi casa? No salgo de mi asombro. ¿La he visto antes? La imagen de un sueño olvidado se desarrolla como una Polaroid en mi memoria, un ángel vestido de azul flotando junto a mi cama. Pero eso fue hace días. ¿Sería ella? Y ahora está aquí, plantada en el pasillo, con su malicioso rostro de piel clara y la mirada gacha. Los nudillos se le ponen cada vez más blancos de la fuerza con que aprieta el palo de la escoba, como si eso la anclara a la Tierra. El pañuelo de la cabeza le oculta el pelo y la anticuada bata de nailon, que le va grande, engulle su figura menuda. Parece completamente fuera de lugar.
      —¿Quién eres? —pregunto de nuevo, pero con un tono más suave, porque no quiero asustarla. Sus enormes ojos, del color del café intenso y enmarcados por las pestañas más largas que he visto en mi vida, elevan la vista para mirarme y luego vuelven a dirigirse hacia el suelo.
      ¡Mierda!
 Un simple vistazo a sus ojos oscuros e insondables y me siento… descolocado. Le saco al menos una cabeza, debe de medir un metro sesenta y cinco frente a mi casi metro noventa. Sus rasgos son delicados: pómulos marcados, nariz respingona, piel tersa y clara, y labios rosados. Tiene pinta de necesitar unos días de sol y un plato de comida sustanciosa. Resulta evidente que está limpiando. Pero ¿por qué ella? ¿Por qué aquí? ¿Es la sustituta de mi anterior asistenta?
    —¿Dónde está Krystyna? —le pregunto, y emito un pequeño gruñido de impaciencia ante su silencio. A lo mejor es la hija de Krystyna, o su nieta. Ella sigue mirando al suelo con el ceño fruncido. Se muerde el labio superior con sus dientes blancos y perfectos mientras se niega a mirarme a los ojos. Mírame, le suplico mentalmente. Siento el impulso de acercarme y levantarle la barbilla y, como si me leyera el pensamiento, levanta la cabeza. Nuestras miradas se encuentran, asoma la punta de la lengua y se lame con nerviosismo el labio superior. Se me tensa todo el cuerpo y me recorre una oleada de calor cuando el deseo me impacta como una bola de derribo.
     ¡Hay que joderse! 
Entrecierro los ojos, pues al deseo le sigue la desazón. ¿Qué narices me pasa? ¿Por qué me provoca esto una mujer que no he visto en mi vida? Resulta irritante. Por debajo de sus finas cejas enarcadas abre más los ojos y retrocede un paso, toquetea la escoba, esta se le cae de las manos e impacta ruidosamente contra el suelo.
Se agacha a toda prisa con gracilidad para recogerla y, cuando se reincorpora, clava la mirada en el palo y un leve rubor colorea sus mejillas mientras masculla algo ininteligible.
    ¡Maldita sea! ¿Estoy intimidando a la pobre chica?
No era mi intención.
Estoy enfadado conmigo mismo.
No con ella.
O tal vez es por otra cosa.
        —A lo mejor no me entiendes —le digo, más para mí mismo que dirigiéndome a ella, y me paso una mano por el pelo mientras intento que mi cuerpo entre en vereda. El dominio del inglés de Krystyna se limitaba al uso de «sí» y «aquí», lo que a menudo requería de grandes dosis de gesticulación por mi parte cuando necesitaba que hiciera alguna tarea más allá de su rutina habitual de limpieza. Seguramente esta chica también es polaca.
      —Soy limpiadora, señor —susurra, mirando todavía al suelo y sacudiendo las pestañas por encima de sus sonrosadas mejillas.
      —¿Dónde está Krystyna?
      —Polonia.
      —¿Cómo? ¿Cuándo se ha ido?
      —Desde la semana pasada.
 Esto sí que es nuevo. ¿Por qué diablos no lo sabía yo? Me gustaba Krystyna. Hacía tres años que limpiaba en mi casa y conocía todos mis secretillos. Y no he podido despedirme de ella. A lo mejor es algo temporal.
     —¿Va a volver? —le pregunto.
 Las arrugas de la frente se le marcan más, pero no dice nada, aunque dirige la mirada hacia mis pies. Por algún extraño motivo, eso me hace sentir cohibido. Coloco los brazos en jarra y retrocedo a medida que me siento cada vez más abrumado.
    —¿Cuánto tiempo llevas aquí?
 Ella responde con una vocecilla ahogada, casi inaudible.
     —¿En Inglaterra?
     —Mírame, por favor —le pido.
¿Por qué evita la mirada directa? Sus dedos delgados vuelven a apretar el palo de la escoba con firmeza, como si estuviera blandiendo un arma, luego traga saliva, levanta la cabeza y me mira con sus ojazos marrones y cristalinos. Son unos ojos en los que podría sumergirme. Se me seca la boca y mi cuerpo vuelve a ponerse en tensión. ¡Joder!
      —He estado en Inglaterra desde tres semanas.
Habla con un tono más alto y claro, con un acento que no identifico, y al hablar levanta su menuda barbilla hacia mí, desafiante. Tiene los labios rosados, el inferior más carnoso que el superior, y vuelve a lamérselo. Seguir leyendo


Peter Pan

Peter Pan
James M. Barrie e ilustrado por Anotnio Lorente → Ficha
Viaja al país de Nunca Jamás y sueña con las magníficas ilustraciones de Antonio Lorente, que aportan una novedosa y moderna mirada a este texto clásico de la literatura universal. Esta cuidada edición ilustrada de lujo, en cartoné y con lomo entelado, incluye el texto original íntegro de James M. Barrie y la versión íntegra de las novelas Peter Pan en los jardines de Kensington y Peter Pan y Wendy.

Qué leo

Jane Eyre
Charlotte Bontë → Ficha
Nos hallamos ante una novela adelantada a su tiempo, tanto en lo narrativo como en lo temático, una obra que trasciende el romanticismo al uso para adentrarse en los terrenos autobiográfico e ideológico. El personaje de Jane Eyre es el retrato de una mujer que lucha por su reconocimiento como persona tan válida como cualquier otra. El mensaje está más vigente que nunca.

Hoy os presento mi actual lectura, Jane Eyre está siendo una lectura maravillosa y espero hablaros de ella más a fondo pronto. Me está gustando tanto lo que llevo leído que sé que leeré todo lo que haya publicado de esta autora, bueno, en general, quiero leer todo de las conocidas hermanas Brontë. Solo había leído Cumbres borrascosas de Emily, pero no me fascinó tanto como esta obra. Esta preciosa edición de Alma clásicos  es un valor añadido a esta historia, ya que esta va acompañada con las bonitas ilustraciones de Holly Jolley.

¿Sois de leer clásicos?
¿Conocéis las magnificas ediciones de esta editorial?
¡Contadme que os leo!